Periodismo científico y nuevos medios

Muy interesante este artículo de Nature sobre “Science journalism: Supplanting the old media?” que descubro gracias a Michele Catanzaro, en la lista de l’Associació Catalana de Comunicació Científica (ACCC).

Entre otros temas, explica la experiencia de John Timmer, editor científico de la página web Ars Technica. Timmer asegura que en internet se pueden encontrar textos más técnicos que en un diario generalista. Esta es una de las grandes virtudes de la Red: ofrecer contenidos a medida, ya que permite llegar a audiencias mucho más segmentadas.

Muchos de los bloggers que postean sobre ciencia son investigadores jóvenes que están comenzando su carrera científica. No ganan mucho (algo habitual en la Red, también), quizá para un par de entradas de cine, explica, pero este incentivo sumado a la ilusión que tienen es suficiente para animarles a escribir, explica Timmer.

Y cada vez más, los periodistas de los medios “convencionales” recurren a blogs de ciencia para buscar historias, algo que no sólo pasa en el ámbito científico.

Un reportaje amplio y muy interesante centrado en el uso de las nuevas tecnologías por parte de la comunidad científica.

La tecnología se alía contra la crisis

Seguimos invitando a publicar en el blog a amigos de EBE. En esta ocasión: Emilio Márquez, fundador de Networking Activo.

Foto de Emilio Márquez Siempre se ha dicho que la tecnología existe para hacernos la vida más fácil y cómoda. Y se me viene a la cabeza un anuncio de televisión que ilustra muy bien esta idea, el de una conocida marca de electrodomésticos en el que un señor (a modo de mayordomo) le hace la vida más cómoda y feliz a la señora de la casa. De hecho los usuarios saben siempre claramente qué les es más útil para sus intereses y no dudan en encontrarle nuevos usos a la tecnología no esperados por los fabricantes.

La idea está clara: gracias a las nuevas tecnologías hoy podemos gozar de muchas comodidades. Pero el problema viene cuando llegan las vacas flacas y nos preguntamos ¿cuánto nos cuestan estas comodidades? Dados los tiempos que corren, a todos nos preocupa si nuestro poder adquisitivo dará para hacernos con determinados avances tecnológicos, que por lo general, suelen escaparse de nuestro presupuesto.

Pero… ¿quién no investiga un poco en internet hasta encontrar útiles comparadores de precios de vuelos para encontrar el sitio web donde comprar billetes de avión a 20€ o un disco duro externo más barato? Seguramente todos, intentando ahorrar un poco de aquí y de allí, encontramos gangas en la red que nos terminan haciendo populares entre nuestros amigos, menos duchos en materia de investigación.

De igual modo, podemos aprovechar otro tipo de posibilidades que nos brinda internet, como el uso de determinadas aplicaciones que nos ayudarán a economizar nuestros gastos. En lo que a comunicaciones se refiere, la voz sobre ip, aunque es una vieja conocida de muchos, es ahora con la crisis cuando se debe implantar para el común de los usuarios y de las empresas.

También hemos de hablar entonces de Skype, una herramienta de los creadores de Kazaa, cuyo éxito reside en la calidad de la transmisión de voz y en los bajos costes de las llamadas vía Internet. Su número de usuarios sigue aumentando vertiginosamente y se acaba de lanzar la versión 4 de su software. De hecho, los tiempos de crisis en los que nos hayamos inmersos propician la utilización de este tipo de aplicaciones de telefonía y videoconferencia, capaces de reducir de forma importante los costes de las empresas, usuarios, etc.

Tanto es así que Nokia ha decidido incluir en su último modelo, de los Nokia Nseries, la aplicación de Skype para poder realizar llamadas a coste muy bajo, coste de Internet. Evidentemente esta iniciativa ha sido muy bien acogida por los usuarios y consumidores de Skype y Nokia respectivamente, pero no tanto por las compañías de telefonía móvil que ven la iniciativa del gigante finlandés como una amenaza en su lucha por mantener la hegemonía en las comunicaciones por voz.

Este sistema, así como tantos otros, son avances tecnológicos cuyos inicios hemos presenciado en estos últimos años y que seguiremos presenciando en el futuro. Sin embargo, lo ideal sería ser activos en este aspecto, aprovechar estos recursos y no convertirnos en meros espectadores. Durante los próximos años, sin duda marcados por la crisis económica mundial, hemos de animarnos a implementar estos avances tanto a nivel doméstico como empresarial. ¿Cuánto ahorrarían las empresas si no tuvieran que pagar desplazamientos (y por lo tanto dietas)? ¿Cuánto ahorraríamos en teléfono? Se ha adelantado mucho en nuevos avances tecnológicos en los últimos años, pero estos próximos años de crisis deben estar marcados por una profunda incidencia en la implantación general de las tecnologías que reduzcan los costes y aumenten la productividad.

El Skype es sólo un ejemplo más de la interminable lista de ventajas que nos ofrece la red cuando nuestro bolsillo se resiente. Muy cercano a esto está propiciar el uso de videoconferencias para evitar desplazamientos físicos. Estoy seguro de que somos muchos los que, por motivos laborales, nos hemos visto obligados a desplazarnos a centenares de kilómetros para reuniones de apenas dos horas, y también es cierto que en algunos casos estar presente es una necesidad, sin embargo, son muchas las ocasiones en las que con nuestra presencia virtual con una aplicación de videoconferencia acabaríamos con el problema.

Además de ahorrarnos el billete de tren o de avión, y además de ahorrarnos una cantidad considerable en la factura del móvil, las ventajas son claras e indiscutibles, sobre todo para el medio ambiente y para la apretada agenda de algun@s: lo notará nuestro bolsillo, la capa de ozono y, a lo mejor, te parecerá que hasta el día cuenta más horas.

Autor: Emilio Márquez. Fundador de Networking Activo.

El contenido es el rey

Llevo unos días dándole vueltas a una suerte de debate entre los contenidos y la rapidez. Mi pregunta principal es si lo que importan son los contenidos o la rapidez. Tal interrogante tiene su respuesta, al menos para mi, por el simple hecho de que ya en el titular de este post digo que “el contenido es el rey”. Lo afirmo y me explico lógicamente, al tiempo que doy algunas claves sobre la rapidez.

En nuestro mundo tenemos una fijación por encima de todo: hacer lo que sea cada vez en menos tiempo. Las distancias físicas se acortan en la medida que llegamos a los sitios antes dada la velocidad creciente de nuestros medios de transporte, el objetivo de los atletas consiste en correr en el menor espacio de tiempo posible, o los electrodomésticos nos ayudan a dedicarles menos tiempo a las tareas del hogar…

En el origen de los blogs se remarcó en buena medida la rapidez con la que se podía iniciar uno, “cuestión de un par de minutos”, se ha comentado siempre. En el mundo del microblogging, dentro del entorno participativo, se ha llevado al extremo la obsesión por la velocidad. Se trata de escribir mensajes breves para tener una visión instantánea de lo que ocurre, justo ahora.

No voy a ser yo quien intente, ni por un segundo tan siquiera, poner en revisión el afán humano de hacer las cosas cada vez mejor y de una forma más acelerada. Simplemente subrayo algo que no deberíamos entrar tan siquiera en replantearnos bajo mi punto de vista. Me refiero a los contenidos, porque a dónde vamos sin ellos.

Me ha llamado mucho la atención la reflexión de Peter Kim quien dice que ha comprobado en el SXSW 09 que el público no ha escrito posts de las conferencias de los ponentes, sino que lo que ha hecho básicamente es lanzar mensajes cortos vía Twitter. Yo ante este tipo de situaciones me pregunto a mi mismo: ¿qué vamos a enlazar en los twitts si los posts desaparecen? Evidentemente es llevar a un extremo sin sentido la situación.

Probablemente el ecostema del social media, o los medios participativos, se esté asentando sobre la base de una comparecencia proporcionada de blogs, redes sociales y microblogging. Ahora bien lo que no se nos puede pasar es que entre todos ellos los contenidos siguen siendo el rey.

Anuncios